Resumen

Los implantes dentales representan una de las alternativas para el remplazo de dientes perdidos sin importar cuál sea la etiología de su ausencia. Los implantes pueden ser colocados inmediatamente después de la extracción del órgano dentario o después de un tiempo de recuperación. Los implantes postexodóncia brindan la ventaja de eliminar procedimientos quirúrgicos futuros ya que todo se hace en una sola intervención y previenen la perdida de altura y ancho de la cresta ósea, como sucede cuando se espera un periodo de cicatrización del alveolo después de la extracción. Tradicionalmente se maneja que  para su colocación se requiere la ausencia de lesiones infecciosas para favorecer la buena integración del implante en los tejidos. En este artículo se presenta un caso de un diente con fractura radicular vertical con estallido radicular y absceso periodontal, el cual fue extraído y reemplazado con un implante después de realizado un proceso profiláctico y de eliminación de la lesión infecciosa con la posterior evaluación de la aceptación del implante 15 días después de su ubicación en el alveolo receptor, donde se observó que no hubo rechazo ni aparición de proceso infeccioso alrededor de este, con lo que se confirma la viabilidad de la colocación inmediata del implante aun en presencia de infección microbiana preexistente y así aprovechar factores importantes para la integración del implante como el buen remanente óseo.