Resumen

En la historia de la humanidad se encuentran los vestigios de la intención que el hombre ha tenido de su búsqueda de libertad en su actuar y pensar, al igual que su incansable deseo por tomar decisiones libres de ataduras con respecto a los aspectos que se circunscriben a su vida cotidiana. En tal sentido, la libertad de decidir en una persona es un derecho propio que no debería ser cuestionado, al igual que el derecho  a la vida, pleno de ser garantizado por el Estado en todo momento.

 

Los aspectos fundamentales que se presentan en el siguiente artículo responden a los hallazgos en cuanto al apoyo y el rechazo a decidir libremente con respecto al aborto. Las opiniones por parte de los funcionarios del poder judicial, los profesionales de la salud y las mujeres embarazadas dan cuenta de informaciones muy prudentes referidas a la conducta y la normatividad como bases para acatar la ley de tal manera que se le pueda permitir a cada persona el derecho de decidir (en el caso de las mujeres embarazadas y los médicos ginecólogos implicados en estas circunstancias) sin tener que violar la ley y mucho menos atentar contra un derecho tan fundamental como lo es la vida.