Resumen

El presente trabajo tiene como objetivo implementar una estrategia pedagógica para mejorar y prevenir la convivencia escolar, mitigar episodios de prácticas habituales como el bullying -que atentan contra la dignidad del ser-, y desarrollar una cultura en valores. Para tal fin, el equipo investigador empleó una metodología de enfoque mixto con estudios descriptivos, recolectando la información a través de la observación directa, entrevistas y encuestas, que permitieron confirmar la existencia de la problemática en la Institución Educativa 20 de Julio, situada en el distrito de Cartagena. El diagnóstico reveló que los estudiantes se maltratan, ponen apodos, realizan juegos colectivos agresivos y llegan a la violencia para dar solución a sus diferencias, dejando de lado el diálogo como mediador de conflictos. De allí surgió la necesidad de elaborar una propuesta denominada: “A Convivir Se Aprende”, constituida por tres fases (exploración, gestión democrática de la convivencia, aulas de convivencia), que se implementó en los estudiantes de quinto grado arrojando como resultado primordial que la intervención en el aula debe ser más formativa que sancionatoria. Esto se demostró en las actividades realizadas en las que los estudiantes evidenciaron un cambio de actitud reflejado en la interacción con sus compañeros, profesores, padres de familia y comunidad educativa. Las diferentes fases se valoraron cuantitativamente obteniendo 98.3%, 88.3% y 89.3%, respectivamente. De igual forma, la propuesta generó espacios de reflexión, se pasó de la agresión a las relaciones basadas en el respeto, la tolerancia y la solidaridad, fortaleciendo la comunicación y el trabajo cooperativo.