Resumen

La manipulación mediática puede combatirse gracias a las alternativas de solución en las que interviene la educomunicación, como hecho un innovativo que propicia el surgimiento de educomunicadores comprometidos social y moralmente con la audiencia. Es decir, que cumplan una función educativa que fomente los valores y principios humanos, el cultivo de la dimensión espiritual de los individuos y una cultura de paz, sana convivencia y verdadera democracia.